Una de las cosas que atrae más a los turistas, es sin duda el hecho de que Perú ofrece una variedad infinita de paisajes. Y la mayoría de las veces, los extremos casi se bordean. Como en Ica donde en poca distancia se encuentra al océano y al desierto. 

Lo bonito del Perú es que en solo un fin de semana puedes visitar dos lugares completamente diferentes. Gracias a las agencias de viajes que organizan tours es muy fácil y bastante barato de descubrir el país.

Un tour que le gustara a toda la familia es el que pasa por Paracas y las Islas Ballestas el primer día para seguir con Huacachina al día dos. Una excursión en la región de Ica que vale mucho la pena.

Día 1 en el océano

Salen el sábado en la madrugada en bus hasta llegar a Paracas alrededor de las 10 de la mañana. Ahí se suben a un bote que los lleva a las Islas Ballestas en unos 15 minutos. Y a empezar el recorrido entre las islas para observar los millones de pájaros, los lobos de mar y también los pingüinos de Humboldt específicos del Perú y de Chile. Durante el recorrido la guía los contará sobre las diferentes especias de cormoranes y pelícanos, pero también sobre las costumbres de los lobos de mar.20180317_105140

Después de un par de horas navegando por las islas, se regresarán a la tierra para seguir con el tour. El bus los llevara hasta la próxima parada: Pisco. Para continuar con unas explicaciones sobre la fabricación artesanal del vino y del pisco. Y al final tendrán la oportunidad de probar estas bebidas durante la degustación. Si quieren pueden realizar unas compras y luego se irán en dirección de Huacachina. Llegando allá, podrán almorzar un plato típico de Lomo Saltado por ejemplo y por el fin de la tarde tendrán tiempo para aprovechar de la piscina del hotel, descubrir la laguna o aún irse a visitar la ciudad de Ica. En la noche podrán ir a uno de los varios restaurantes que se encuentran en Huacachina y para los más valientes disfrutar de una noche de fiesta en la discoteca al lado del hotel.

1200px-Overview_of_Huacachina

Día 2 en las dunas del desierto huacachino

El domingo, se tienen que ir como a las 10 para salir en el desierto con los buggys. No se olviden que allá hace un calor horrible y la arena quema, así que pónganse zapatos cerrados y no olviden el bloqueador. El chofer los llevará en las dunas para algunas sensaciones fuertes. De repente se van a parar encima de una duna para empezar con el sandboarding. Los recomiendo hacer la primera bajada acostado en la plancha y de ahí pueden intentar una bajada de pie como un especialista. Al final, cuando ya no podrán aguantar el sol se regresarán al hotel pasando por un punto de vista sobre la laguna muy bonito. Antes de salir de regreso a Lima, tendrán más tiempo para descansar en la piscina y almorzar.

Buggys en Ica

Después de dos días intensivo, les aseguro que las 4 o 5 horas de camino de vuelta van a pasar muy rápido y el descanso será necesario. Llegaran aproximadamente a las 10 de la noche con la cabeza llena de memorias y la cámara llena de paisajes maravillosos para empezar la nueva semana.

Dejar respuesta